Barra de Menú

domingo, 15 de marzo de 2020

Grusstávez y los Perilla de Hierro


 La verdad es que no sabía muy bien cómo llamar a esta unidad de Ogros Tragasoles, que por otra parte ya tienen un nombre bastante estaliano como unidad. Y es que Tragasoles son llamados los hijos de las Grandes Fauces que recorren las soleadas tierras más occidentales del Viejo Mundo, tanto por sus compatriotas como por los oriundos de Estalia. Pero para diferenciarse entre los distintos grupos de ogros que prestan sus espadas y pistolas a los estalianos, suelen tomar un segundo sobrenombre como es el caso de los Perilla de Hierro y su líder Grusstávez.

 Aprovechando el primer día de aislamiento obligado, estoy reencontrándome con la pintura, volviendo a escribir y ya de paso ir subiendo algunas de las cosas pendientes al blog. Para ser sinceros, esta unidad llevaba mucho tiempo en mi vitrina, sin embargo tenía en mente mejorar algunos detalles mediante pequeñas modificaciones con masilla y restos de regimientos varios, sobretodo gracias a componentes de El Imperio.

 A comienzos de 2015 descubrí por intenet a un pintor de miniaturas de Warhammer por encargo, bastante económico y con muy buenos resultados, ganador además de un Army on Parade en 2012. Su nombre, Juan, su web: Juanchopinta. Gracias a él pude realizar la primera acción sobre esta unidad, la conversión a unos ogros puramente estalianos. Soy muy malo con la masilla (aunque últimamente me he atrevido algo más con ella), así que por aquel entonces Juan me puso en contacto con Alberto, un compañero suyo que conversionó los seis Ogros del regimiento y posteriormente se los devolvió a Juan para que los pintase.

 Tenía que haber morriones, pero también pañuelos, calzones, petos y sobretodo espadas y pistolas. Y para el pintado, una combinación de varios esquemas de los distintos Reinos estalianos, pues los ogros no se casan con nadie, van de aquí para allá ofreciendo sus servicios al mejor postor. De ahí lo colorido de esta unidad, pero sin dejar nunca de incluir el representativo color morado de Palantta. El resultado final fue el siguiente:
Regimiento pintado por Juanchopinta.
 La colaboración con Juanchopinta no terminó aquí, pues hubo otra serie de miniaturas que le fueron encargadas como la Guardia del Sol, Ernam de Aquilas y el Cañón estaliano. Personajes y unidades que encontrarán su hueco en esta plataforma más adelante. Y si bien las conversiones por parte de Alberto lucían genial, había algunos aspectos que no me terminaron de convencer; como los morriones, los faldones inacabados o la escasez de pistolas ogras, que a fin de cuentas es el equipo más característico de esta unidad. El estandarte me gustaba, pero tras conocer a Marta García y lo que era capaz de hacer con los estandartes, véase el estandarte de las Hermanas de Furia, quise incluir su toque personal en esta unidad.

 Años después, durante este 2020 que tan bien ha empezado para todos, decidí ponerme las pilas y corregir esos aspectos que consideré podrían mejorar la unidad. Pero vamos a verlas una por una, tomando la foto de Juanchopinta como comparación.

Grusstávez, capataz de los Perilla de Hierro.
 Mi miniatura favorita de la unidad, basada en una ilustración de Pedro Ramos para el codex de Estalia de 7ª edición, apenas tiene ningún añadido. Solamente un virote enano en su pistola-ballesta para que realmente parezca que tiene el arma cargada.


Portaestandarte.
 Normalmente doy una historia, una vida a cada unidad y casi a cada miniatura, pero para el resto de miembros de los Perilla de Hierro estoy sin ideas, de momento. En el caso de esta miniatura, tuve que rellenar la parte derecha de su faldón con tiras de masilla y añadí una pistola de los Herreruelos con un saco en su cinturón para poder conferirle así su pistola ogra (un poco pequeña) enfundada. Y como ya mencioné antes, el repintado del estandarte.


Músico
 En el caso del músico lo tenía claro, había que cambiar el morrión pues no me convencía, junto con las baquetas que eran muy delgadas. También necesitó de unos añadidos de faldón verde en su costado. Tras sudar durante días enmasillando, quitando masilla y volviendo a enmasillar pude terminar incluyendo unos detalles más, pues veía la miniatura algo vacía. Aunque parece que pueda desenvolverse sin problema arreando con las baquetas a sus enemigos, lo cierto es que necesitaba algo de pólvora que lanzar, la solución: incluir un mono tití entrenado de los Arcabuceros/Ballesteros imperiales. Junto con un costillar de toro bravo de su propia matriz y unas alforjas de los Herreruelos con más barriles explosivos para que su fiel compañero lance al enemigo, la miniatura está por fin acabada.


Tirador.
 Este ogro equipado con arcabuz era el único que en un principio disponía de un arma de pólvora, pero ninguna arma más. Por ello le añadí una de las manos del ogro piquero que empuñaba una herreruza. Para darle más personalidad, le pegué una pipa de la matriz de los Guerrero/Ballesteros enanos de 6ª edición y un barril de (suponemos) buen vino bretoniano de su propia matriz. Esta miniatura también tenía el "problema" del morrión alargado, por lo que tuve que dedicarle unas cuantas horas a crear uno nuevo con masilla, pero usando esta vez un proceso distinto al utilizado con el músico.


Espadachín.
 A este ogro equipado con dos dagas, poco más se le podía hacer. Añadir en su cinturón una pistola genuinamente ogra y un macuto de los Herreruelos que a saber que guardará dentro.
   

Piquero.
 Del piquero no me convencía su pica, pero me gustaba la idea. Demasiado fina, pues era una alambre con vendas enrolladas y terminada en una punta de lanza de los Guerreros Esqueletos de 6ª edición. Además compré especialmente para él un bit de los Dientes Martirio, una mano ogra sujetando una pistola. Cambié su mano, su pica y enmasillé sus faldones.


 Esta es toda la tropa. ¿Os parece que haya ganado con los cambios? ¿Haríais alguna modificación más con ellos? Espero que os haya gustado, ya sólo queda reunir unos cuantos excelentes para pagar sus servicios en mi mesnada.




2 comentarios:

  1. A mi me parece una señora unidad! El resultado final es caótico, pero eso es lo que les da la gracia a los Comoehombres. Un trabajo excelente, sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son exactamente Comehombres, pero sí muy parecidos en cuanto a trasfondo y equipo. Gracias por el comentario.

      Eliminar