Barra de Menú

viernes, 26 de agosto de 2016

Composición de la Hueste Maldita. Por Amor al Arte.

Cambiaformas.
 La mayoría de aficionados al miniaturismo realizamos nuestras adquisiciones en función de los flechazos a primera vista. Es decir, en la inmensa mayoría de los casos, apenas hace falta una fracción de segundo para que el modelo sea percibido por el sentido de la vista, éste envíe un impulso nervioso al cerebro y acto seguido se liberen automáticamente grandes dosis de serotonina y endorfina por todo el cuerpo. Esto es aplicable incluso a la hora de coleccionar un ejército, pues una sola miniatura, un estilo o un modelo determinado puede desencadenar la reacción física anterior para exigir al organismo más cantidades del mismo estímulo.

 Fisionomía a parte, tras ver la elección de unidades según el trasfondo y en función del mínimo de puntos en unidades básicas para poder jugar con la Hueste Maldita de Mousillon, llega el turno de presentar las elecciones incluidas en este contingente, bien por su gran esculpido o bien por algunos detalles que entraron por los ojos de un servidor y encendieron la chispa del coleccionismo.

 Son los modelos fantasmales de Games Workshop los que me tienen encandilado en este ejército, junto al Carro de Cadáveres aparecido en la 7ª Edición. Pero sobretodo, esta sección está dedicada a los Hombres Lobo.


Hombres Lobo
 Quizás aquellos más familiarizados con este universo sabrán que los Condes Vampiro no disponen de Hombres Lobo entre sus opciones de ejército, es más ni siquiera existen como tal en el mundo de Warhammer. Tan sólo se mencionan hombres capaces de cambiar su aspecto al de una forma lupina en Norsca y en menor medida en el Imperio, pero estas tienen su origen en la corrupción del Caos en vez de en la mordedura de un Lobo o Licántropo como sería de esperar.

 Soy un amante de los monstruos clásicos desde muy tierna edad (Drácula, el monstruo de Frankenstein, Hombres Lobo...), y una de las cosas que más me atraen de Warhammer es la libertad que da a sus jugadores de inventar e imaginar nuevas líneas de trasfondo, como ya he comentado otras veces. De modo que en Bretonia y en Silvania también, algunos Vampiros pueden someter a algunos Cambiaformas (que si te muerden te convertirás durante la fase llena de Morrslieb), al igual que ocurre con sus parientes los lobos.
Skin Wolves de Forge World.

 Todas estas explicaciones vienen al caso por las miniaturas de Forge World; Skin Wolves, unos Cambiaformas del Caos, con los jirones de piel de su forma humana aún colgándoles tras la transformación. Desde el momento en que salieron a la venta supe que debían ser míos, y que quedarían genial en un ejército de Condes Vampiro. Quizás hubiese sido mejor en uno de Sylvania que pega más por trasfondo, pero el Bosque de Arden y el de Chalons en Bretonia ocultan seresy misterios tan terroríficos o más que los de Sylvania.

Y ahora bien ¿Qué reglas se pueden utilizar para jugar con estos Hombres Lobo? Existen dos tipos de Infantería Monstruosa dentro de las opciones de unidades de los Condes Vampiro: Horrores de la Cripta y Vargheists. Por su movimiento lupino, su sed de sangre y su naturaleza viva, considero que los Hombres Lobo de la Hueste Maldita de Mousillon casan mejor con la Fuerza 5, la Furia Asesina, el movimiento de vuelo y la regla vampiro que hace que puedan mover y combatir sin necesidad de tener al general cerca para desintegrarse, la opción más lógica es hacerlos pasar por Vargheists. Y a los Horrores de la Cripta por monstruos de Frankenstein ya de paso.

 Por cierto, ya están pintados por un Pincel Mercenario. Es cuestión de tiempo que suba la correspondiente entrada al blog junto con imágenes detalladas.

Carro de Cadáveres.
 Otra de las miniaturas pintadas de las que dispongo a día de hoy es el Carro de Cadáveres. Lo que más me gusta de esta miniatura es el concepto en sí, además de los cuatro modelos de Zombis que no han sido superados por ninguna otra empresa dedicada a esculpir Zombies a 28 mm. A parte de ser una miniatura muy macabra, me recuerda mucho al carromato de una de las escenas de Los Caballeros de la Mesa Cuadrada, una de mis películas favoritas y que no hay friki que se precie no haya visto. Ese "traed vuestros muertos" de Eric Idle es el grito de batalla de esta colosal miniatura.


Huestes Espectrales.
 Reconozco ser un poco más fan de las miniaturas antiguas (sobretodo las de 6ª y 7ª edición) que de las actuales. El tamaño y las aristas de las últimas miniaturas que se vieron en los últimos años de Warhammer Fantasy no me convencieron del todo, salvo una excepción que llegó con el sueño de Resines de El Fin de los Tiempos: Las Huestes Espectrales.

 Reconvertidas a plástico, no sólo ganaron en precio si no en dinamismo y genialidad. Estas Huestes Espectrales sí que dan miedo, van equipadas con cuchillos (en vez de matarte a sustos) y brotan directamente de cadáveres en el suelo. Por poner un pero, no me gustan las rastas que parecen tener para dar esa sensación de etereos y difuminados por el aire desde la cabeza al abdomen.

Espectros.
Doncella Espectral de Games Workshop.
 Los espectros realmente me gustan por la opción de campeón que tienen; la Doncella Espectral. Los modelos de 5ª Edición que se hicieron son el prototipo que todos tenemos en mente de una novia cadaver fantasmal. Sin embargo la miniatura actual es del todo insulsa y carente de sentimiento, amén de tener una armadura del todo innecesaria, que alguien me explique el por qué. Con los espectros me pasa al revés, me gusta más la miniatura actual, pero tiene un problema y es que sólo existe un modelo y hacer una unidad con las mismas miniaturas no me va, de ahí que para mantener proporciones y que la unidad estuviese diferenciada, incluí sólo miniaturas antiguas. Eso sí, debo decir también que la idea de regimiento de varios Espectros y una Doncella Espectral como campeón no me agrada, me hubiese gustado más como estaba en 6ª Edición, con los Espectros de Personajes y las Doncellas de opción de Unidad Singular.

 Esta unidad también está ya pintada, al igual que todas las que se muestran en esta entrada, de modo que en cuanto termine con las presentaciones, empezarán las fotos a circular.