Barra de Menú

miércoles, 24 de febrero de 2016

Composición de la Hueste Maldita. Unidades básicas.

Zombis de los pantanos de Mousillon.
 Hace ya unos meses de la última publicación sobre la Hueste Maldita de Mousillon. En ella hablaba de qué regimientos y personalidades debía de componerse este ejército temático según su encaje en la historia oficial de Warhammer Fantasy. De aquella concluí que lo más lógico era incorporar un grueso de caballería con un personaje del Clan Dragón Sangriento, Caballeros Negros y Caballeros Sangrientos apoyados por sus siervos en el pasado y que ahora vagan como no-muertos.

 Por lo tanto es el momento de decidir entre las unidades a incluir en el ejército que ses hagan pasar por esos siervos no-muertos y que ayuden a cumplir con los mínimos de unidades básicas, es decir cumplir con los porcentajes en puntos según la 8ª y definitiva edición de Warhammer Fantasy, que representa un 25% como mínimo del total. Y es que no hay mucho dónde escoger, puesto que el codex de Condes Vampiro nos presenta apenas cuatro tipos de unidad básica distinta: Guerreros Esqueleto, Zombis, Lobos Espectrales y Necrófagos de la Cripta.

 Veamos cada una de ellas una por una.

Zombis.
 La morralla básica de los Condes Vampiro y por excelencia del mundo de Warhammer (con permiso de los Esclavos Skaven). En todo enfrentamiento en el que haya un hechicero con dotes para la nigromancia habrá Zombis; son fáciles de reanimar mediante el uso de los vientos mágicos, son incorruptibles, son muchos y acaba habiendo más cuando termina la batalla. Puede que no sean lo suficientemente diestros combatiendo a los ojos de un todopoderoso vampiro del Clan Dragón Sangriento como lo es Mallobaude, el Caballero Negro (¿y quién lo es?), pero mantienen la posición mejor que ningún guerrero vivo. Los Dragones Sangrientos son  grandes estrategas y saben de la necesidad de incluir entre sus filas el producto de sus actos: campesinos muertos para después reanimar.

 De modo que sí, la Hueste Maldita cuenta con Zombis de la gama de Games Workshop, con 45 para ser exactos por que es lo que dicta la lógica de su ingente número en las historias y batallas, además de que necesitan ser al menos 30 para ser realmente efectivos y entretener durante toda la partida a cualquier unidad de élite del resto de contingentes.

 Vi algunos ejemplos de Zombis conversionados a partir de los Hombres de Armas bretonianos que están realmente bien, pero mi idea es que sean los Esqueletos quienes fueron Hombres de Armas devueltos a la vida y los Zombis tan sólo fuesen campesinos en vez de antiguos soldados. De modo que me he limitado a conversiones muy simples con la caja de Zombis de Games Workshop, esa de toda la vida.
Este es el aspecto que quiero para mi unidad de Zombis. Sencillo pero resultón y fácilmente diferenciable.

Guerreros Esqueleto.
 Ya comenté en la entrada que precede a esta, que las hueste Bretonianas a parte de contar con ingentes unidades de caballería, cuentan también con falanges de Hombres de Armas que sirven de apoyo a los nobles y duques. Son por lo tanto estas unidades las que se despertarán de sus tumbas (o fosas) como Guerreros Esqueleto. Cuentan por cierto con alabardas, lanzas, escudos y armaduras ligeras, por lo que concuerda perfectamente con el equipo de un Guerrero Esqueleto de los Condes Vampiro.

 Aquí me surge una duda: ¿Una horda de Guerreros Esqueleto o dos unidades de 20-25 efectivos?

Lobos espectrales.
Lobos de Fenris de Warhammer 40.000.
 La tercera y menos frecuente unidad básica de Condes Vampiro son los Lobos Espectrales. Debo decir que estas miniaturas propuestas por Games Workshop no me gustan mucho y para colmo el lobo es un símbolo de los vampiros de Sylvania y no de los de Bretonia. Pero hubo algo que me hizo replantear la inclusión de esta unidad, mejor dicho dos unidades de 5 Lobos Espectrales: las miniaturas de los Lobos de Fenris.

 Por fin la compañía de Nottingham supo crear un animal bien proporcionado  que de verdad se pareciese a su homólogo real. No me quedó otra opción que hacerme con ellos y añadir en el trasfondo que Mallobaude, el Caballero Negro, posee control mágico sobre estas criaturas (sí, estas están vivas) y tanto el bosque de Arden como el de Chalons están infectados por jaurías de lobos terroríficos. Por cierto, abriré la sección de miniaturas pintadas para la Huste de Mousillon con los Lobos Espectrales, estad atentos.

Necrófagos de la cripta.
 Sumando los puntos de las unidades mencionadas hasta ahora, se obtiene en torno a los 450 puntos, lo cual es insuficiente para llegar a los 625 puntos que exige un ejército típico de 2500 puntos. Me encuentro por lo tanto en una encrucijada: ¿incrementar las unidades o el tamaño de Zombis y Guerreros esqueleto o incluir Necrófagos de la cripta?

 En un principio estuve a punto de decantarme por la primera opción, pero más tarde una lectura aislada me hizo cambiar de opinión. Y es que en las referencias de la ciudad de Mousillon son muchas las historias que hablan de clanes necrófagos en los cementerios, las calles e incluso una corte entera oculta bajo la ciudad. Si bien los Necrófagos de la Cripta no me pegan a la hora de servir a un vampiro del Clan Dragón Sangriento que pretende gobernar Bretonia, sí que me parece propio que acompañen al ejército a cambio de alimento o incluso para defender la Ciudad de los Condenados. Con una unidad de 20 miniaturas consigo los 200 puntos para sobrepasar el límite de 625 y así poder presentar batalla cumpliendo con los requisitos.

 De este modo termina esta parte de la composición de la Hueste Maldita. Ya sólo faltan algunos personajes inventados, las miniaturas incluidas por su valor estético, que es a fin de cuentas lo que pretende ser este ejército, y aquellas que puedan servir para ganar, aunque de estas últimas hay muy pocas o ninguna ahora que lo pienso.