Barra de Menú

martes, 18 de noviembre de 2014

Custodios de Undgrim

Regimiento de los Custodios de Undgrim.
 Hace poco ha caído en mis manos una caja de luz fotográfica adquirida a través de cierta página de subastas. Pagué poco por ella, así que esperaba que los resultados artísticos siguieran sin ser lo suficientemente profesionales a la hora de ser compartidos, pero lo cierto es que creo que se nota cierta mejoría en la calidad de las fotos. La próxima vez, un trípode y una cámara decente en vez del móvil (no debí haber dicho esto último).

 Con la intención de estrenar el nuevo artilugio, se me ocurrió repetir las fotos de la última unidad que pinté durante el verano, los Dracohierros de mi ejército enano conocidos como Custodios de Undgrim.

 Los Dracohierros son una nueva unidad enana resultante del aprovechamiento de material en el proceso de renovación de las antiguas miniaturas de Rompehierros. Los Dracohierros no son más que Rompehierros pero con armas (muy poderosas) de fuego para defender los túneles subterráneos a fin de cuentas. Sin embargo, ya sea por su diseño, su trasfondo o por su utilidad táctica, los Rompehierros han sido una gran novedad en la renovación del libro de ejército enano.

 Tras esta pequeña descripción general de la unidad, es el turno ahora de explicar su funcionalidad y su historia en el Clan Barbacuarzo al que pertenecen (sí, mi clan miniaturil enano). Su nombre viene dado por la labor que realizan defendiendo el Undgrim o mundo subterráneo en Khazalid, la lengua enana. Están pintados con los esquemas azul y blanco del Clan Barbacuarzo y a sus raíces en la capital de Karaz-a-Karak. Son una unidad con la que he jugado en todas mis contiendas desde que llegaron como novedad y a pesar de no causar muchas bajas debido a su poca Habilidad de Armas y al poco alcance de sus armas, siempre resultan útiles con la Runa de la Lentitud en medio del grueso enano. Además se manejan bastante bien en combate, muy bien. De hecho yo no los hubiera puesto con tanto liderazgo por muy acostumbrados que estén a luchar en la oscuridad de las Montañas del Fin del Mundo y a tanta distancia de sus reyes y señores.

 Siempre he dicho que pintar enanos es bastante agradecido, que con poco esmero se consiguen resultados bastante dignos para los que somos algo negados en el tema de la pintura. ¿Cuál es vuestra opinión? A continuación os dejo algunas fotos más de Dracohierros sueltos y una foto de la parte trasera de la unidad.