Barra de Menú

jueves, 15 de mayo de 2014

Galgii Manorroca, Herrero Rúnico del Clan Morgrim

Vista frontal de Galgii Manorroca.
 ¡Shamukh!

 ¡¿Qué me ha llamado éste?! - puede que os preguntéis la mayoría. Simplemente os he saludado en el idioma enano para introducir a estos pequeños testarudos con barba. Sí, también colecciono enanos. Desde que el mundo de la fantasía se abrió ante mí, siempre me vi muy atraído (no de un modo sexual) por Gimli del Señor de los Anillos, supongo que porque era el más duro de la compañía del anillo y mataba orcos a diestro y siniestro. El caso es que cuando descubrí Warhammer Fantasy ni lo dudé, mi ejército tenía que ser de enanos. Al igual que Gimli, éstos también eran tipos duros y cercenaban cabezas de orco casi a diario, luego por degracia me enteré que la masacre fue más en el sentido opuesto.

 Los enanos fueron mi primer ejército de Warhammer, y el más numeroso a día de hoy. Sin embargo, al aburrirme un tanto de ellos por su modo de jugar (despliego, no muevo, disparo, gano) y que las miniaturas estaban horriblemente pintadas debido a lo joven que era cuando las pinté con apenas 6 colores básicos, fui abandonándolos paulatinamente en favor de los Elfos Silvanos... Debí teñirme la barba y afeitarme la cabeza por tal deshonra. Pero hace poco los habitantes de las montañas han vuelto a salir a la superficie y esta vez con un pintado algo mejorado, tampoco es que sea muy bueno pero algo es algo.

 Os presento a Galgii Manorroca, Herrero Rúnico del Clan Morgrim (el clan de los Herreros y descendientes del mismísimo Grugni).  

 Siempre incluyo como mínimo un Herrero Rúnico, normalmente este modelo pintado. Equipado con una Runa Romphechizos, armadura de gromril y un escudo con la Runa de la Piedra, Galgii Manorroca tiene un total de salvación por armadura de 2+ por lo que me aguanta bastante bien en caso de pasar a primera fila. Pero antes el enemigo debe encargarse del muro que supone la primera fila con el general y los portadores del escudo y el grupo de mando de Barbaslargas, ya que en esta última edición, las partidas que he disputado he incluido en una unidad de esos viejos cascarrabias a todos los personajes. No comentaré el pintado de las miniaturas más que nada porque no es mi fuerte, de hecho no tengo ni idea muchas veces de lo que estoy haciendo, pero sentiros libres de opinar sobre esta cuestión también.

 Por cierto se me olvidaba. Suelo otorgar nombres y trasfondo a cada unidad, personaje y ejército del que dispongo, así que iros acostumbrando a estos títulos de entrada. Es lo que más me gusta del hobby.