Barra de Menú

domingo, 18 de mayo de 2014

[Análisis Elfos Silvanos] Trasfondo

Nuevo libro de ejército de los Elfos Silvanos.
 Por norma común casi todos los blogs dedicados a Warhammer suelen incluir una entrada al análisis metódico de las últimas renovaciones de los libros de ejército. Estas comparaciones entre distintas ediciones de juego suelen contener opiniones del tipo "esto a mejorado y esto ha empeorado" y concluyen con el nuevo modelo típico de lista de ejército además del estilo de batalla predominante que se pasa a usar por parte de los jugadores.

 Ahora que he terminado de leer el codex de Elfos Silvanos o Wood Elves (no me acostumbro a esta chorrada), ha llegado la hora de que yo también me ponga manos a la obra y dedique un tiempo a resumir los cambios de una forma generalizada de la renovación que más he esperado a lo largo de estos últimos años. Yo no espero decidir qué será mejor en una batalla o no, entre otras cosas porque soy de la escuela de jugar con lo que me gusta y no con lo que me dicen que es mejor, pero sí veré qué unidades están más equilibradas y se adaptan mejor a su trasfondo. De momento lo primero que voy a pararme a analizar es el trasfondo, continuaré con reglas especiales y miniaturas, pero lo correcto es empezar por el principio del codex. Espero que tengáis noción de las leyendas y mitos silvanos. Empezamos.

 Lo primero que me llama la atención es que el trasfondo crece, como ha sido habitual en las últimas ediciones. Pero no crece hacia adelante, sino que se incluyen aspectos que nunca ocurrieron y ahora parece ser que sí ocurrieron y son bastante importantes. Los momentos importantes en los que los Elfos Silvanos entraron a formar parte de Athel Loren como consecuencia de la Guerra de la Barba y su posterior independencia de la corona del Rey Fénix, el gran Invierno contra Enanos y Orcos (por separado), la Guerra Secreta contra los Hombres Bestia, la Cacería Salvaje de Orión en tierras de los hombres, la traición de Coeddil, la Batalla de los Túmulos contra Heinrich Kemmler... todo eso se mantiene sin grandes cambios. Por otra parte se añaden algunas pinceladas curiosas a otras historias existentes desde los albores de la creación del trasfondo de Warhammer Fantasy y a otro de la nueva hornada que chirriaban un poco. Destaco los párrafos subsiguientes como cambios importantes.

 La primera parte está dedicada a relatar cómo vivió Athel Loren el advenimiento del Caos y a la ausencia de elfos en sus arboledas, la Estación Olvidada. Por lo visto algunos espíritus como Durthu ya interactuaron con los Elfos de Ulthuan antes de que estos llegasen al Viejo Mundo. Para dotar de de una conexión más profunda a los Elfos y los espíritus del bosque ahora parece ser que fue Durthu, a quien otorgan el sobrenombre de Corazón de Roble para que coincida con las ediciones anteriores, el Hombre Árbol que salvó a los hijos de Aenarion y la Reina Eterna Astarielle a cambio de un futuro pago en forma de sirvientes Elfos que protegerán el bosque del que Durthu proviene. Por cierto desde el Roble Eterno existen unas raíces que antes no existían que conectan el bosque de Athel Loren con el resto de bosques del mundo, aunque algunas conexiones han muerto a lo largo de los años. Me parece un acierto toda esta parte.

 Sin embargo lo que ahora viene no me parece tan acierto. En el codex de Elfos Oscuros ya se vio una novedad un tanto extraña, y es que Malekith, uno de los malos malísimos de todos los canallas de Warhammer estuvo enamorado de una elfa en Nagarythe, la cual partiría hacia el Nuevo Mundo y se convertiría en Elfa Silvana. Esta Elfa responde al nombre de Allisara y es la hermana de Ariel. Hasta ahí no hay problema, el problema es cuando Allisara pretende calmar a Malekith y encontrarse con él, él acepta. Morathi descubre lo que trama su hijo y decide matar a Allisara antes de que llegue a Naggaroth. Ariel lo descubre, se enfada y ataca a Morathi hasta que están frente a frente y Morathi se rinde y pide clemencia a cambio de enseñar a Ariel el Poder Oscuro. Ariel acepta y el bosque de Athel Loren también se vuelve más oscuro y siniestro hasta que Adanhu, un nuevo Hombre Árbol de la talla de Coeddil y Durthu, se sacrifica para liberar la mente de Ariel de la oscuridad. Esto me ha parecido cuanto menos extraño, pero bueno supongo que puede tener un pase si se pretende mostrar la dualidad de este ejército. Por cierto, cabe destacar que se da una explicación casi definitiva a Naestra y Arahan al pasar a ser las doncellas y dos partes del alma de Ariel "dos caras".

 Hay una parte que me ha llamado bastante la atención y que demuestra lo lioso que pueden ser las historias. Siempre se creyó que Ariel era la Dama del Lago de Bretonia. Había un montón de pistas y ninguna explicación mejor, hasta hoy. A partir de este momento la Dama del Lago es una especie de deidad de los Elfos como son Ariel y Orion de Isha y Kurnous, pero respondiendo al nombre Corrigyn Hija de las Brumas. Pues vale, no había ninguna necesidad de crear una nueva deidad o explicación, pero sea así la voluntad del escritor.

 Pero el aspecto más destacable de todo el nuevo trasfondo es sin duda alguna la explosión de dominios y lores de los Elfos Silvanos que han aparecido. Athel Loren está ahora dividida en reinos muy dispares entre sí, con cualidades, simbologías y gobernantes propios. Esto creo que se traducirá en una mayor distinción de los ejércitos silvanos, no como antes que parecía que sólo había un grupo de Elfos de los bosques verdes.